¿Cómo hacer equipo cuando el tiempo está en contra?

20/03/2018

Equipos temporales

 

En Sentido Común buscamos inspirar a los equipos de trabajo a lograr mejores resultados. En nuestra experiencia hemos encontrado que hay distintos tipos de equipos y que su naturaleza los hace vulnerables a dinámicas de trabajo nocivas. Uno de estos es el que hemos llamado equipo temporal.

 

Estos equipos se caracterizan así:

  • Se forman con el propósito de ejecutar un proyecto con una duración determinada. Una vez terminado el proyecto se deshace el equipo.

  • Usualmente, son compuestos por personas que no se conocen previamente y tienen que comenzar a actuar de inmediato.

  • Están liderados por una persona que da línea a su equipo de trabajo y al mismo tiempo reporta a alguien más.

  • Viven en medio de la tensión entre lo que está escrito en el proyecto o plan y la ejecución en la realidad.

Estas características los hacen más susceptibles de enfrentar estos riesgos:

  • Falta de comprensión entre los miembros del equipo, cada uno habla un lenguaje diferente, que solo se comienza a unificar hacia el final del proyecto.

  • Ante la necesidad de actuar rápidamente, cada miembro soluciona el reto a su manera.  Se arman silos que impiden que la visión sea compartida. Esto conlleva el riesgo de generar respuestas heterogéneas que no se pueden agregar para medir impacto.

  • La presión de la ejecución puede favorecer que se privilegie un liderazgo autoritario.

  • Una vez se termina el proyecto el equipo se disuelve y con ello el conocimiento acumulado se pierde.

 

Para lograr mejores resultados es importante identificar si hay alineación con el objetivo del proyecto y si lo que se está haciendo se ajusta a la realidad. Esto se debe hacer de manera colaborativa, es decir, incluyendo a todos los miembros del equipo y permitiendo que cada uno aporte su punto de vista y experiencia.

 

Para cada tarea hay que verificar que esta aporta al objetivo principal del proyecto. No importa cuál sea la naturaleza de la tarea, siempre es posible abordar su ejecución de una manera que involucre a todos los integrantes del equipo en su conceptualización y a cada uno, de acuerdo con su especialidad, en la ejecución. Una vez ejecutada la tarea es fundamental valorar conjuntamente qué funcionó, qué no, qué se aprendió y cómo se incorporan estos aprendizajes a la operación.

  • Abordar las tareas estratégicas como tareas de todos fortalece la confianza y el espíritu de cuerpo entre colegas y ayuda a generar un lenguaje común y una manera compartida de hacer las cosas.

  • Si a esto se suma la identificación y medición clara del impacto que va a tener la tarea en los objetivos de proyecto, la ejecución colaborativa genera un sentido de logro que nutre la cohesión del equipo y hace más consistente su manera de trabajar.

  • En la medida en la que las tareas son definidas y ejecutadas colectivamente, hay corresponsabilidad en el liderazgo, si bien sigue habiendo un líder quien reporta al resto de la organización.  

  • Al hacer la valoración sistemática y documentación de aprendizajes, el conocimiento acumulado por el equipo no se pierde.  

Un equipo que trabaja de esta manera logra el impacto que busca.

 

Espera nuestro próximo post en el que abordaremos otra de las patologías de los equipos de trabajo.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Posts Destacados

¿Cómo hacer equipo cuando el tiempo está en contra?

20/03/2018

1/2
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Búsca por Tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square